Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

análisis

Emprendimiento ético y con valores en la economía colaborativa

Por Pako Rodríguez, conector de OuiShare

Por Pako Rodríguez, conector de OuiShare

El sector colaborativo ha de ser capaz de impregnar con sus valores a los nuevos emprendedores y permitir un crecimiento ético, centrado en el beneficio en todas sus magnitudes y no tan sólo en la económica.

La economía colaborativa ha abierto tantos debates como oportunidades. Los nuevos modelos basados en la conexión entre personas coinciden con un auge del emprendimiento tal que sitúa a España entre la élite de creación de startups. El sector colaborativo ha de ser capaz de impregnar con sus valores intrínsecos a los nuevos emprendedores y permitir un crecimiento ético, centrado en el beneficio en todas sus magnitudes y no tan sólo en la económica.

Economía colaborativa

La economía colaborativa no es la economía de las apps, es la economía de las personas. Un sector que hace uso de nuestros bienes, servicios, tiempo, conocimiento o dinero, normalmente infrautilizados, y los pone en valor y al servicio de otras personas gracias, en la mayor parte de los casos, al uso de la tecnología. La consecuencia más inmediata que produce es el empoderamiento de la ciudadanía y una vuelta al lugar que nos corresponde, que no es otro que el de ser protagonistas de todos y cada uno los aspectos de nuestras vidas, incluyendo, por supuesto, la economía.

La economía colaborativa ha venido para quedarse

A pesar de que algunos – incluyendo el entorno mismo de OuiShare – han decretado su muerte, otros somos conscientes de que un fenómeno tan nuevo, disruptivo y con tanto potencial como el que presenta este sector, por fuerza tenía que levantar ampollas, generar dudas y crear una vertiente a favor y otra en contra. Pero eso no significa, ni mucho menos, que estamos llegando a su fin, más bien al contrario: esto no ha hecho más que comenzar.

Lo que está claro es que, aun teniendo en cuenta las regulaciones ad hoc necesarias para proteger a algunos sectores de este tsunami, sigue creciendo el número de proyectos que permiten hacer lo que se venía haciendo hasta ahora de manera mucho más eficiente, social y sostenible.

A pesar de todas las críticas y debates, la economía colaborativa ha demostrado que, con la fuerza de las personas que están detrás, es imparable. La ciudadanía exige una nueva forma de hacer las cosas, una nueva forma de consumir, producir, financiarse y aprender, en la que podemos tener un papel relevante.

“No habrá nueva economía si no hay nuevos emprendedores con valores que apliquen una base ética a los modelos de negocio basados en las personas”

Qué son los valores colaborativos

Nada cambia si no cambiamos nosotros. No habrá nueva economía si no hay nuevos emprendedores con valores que apliquen una base ética a los modelos de negocio basados en las personas. Valores tales como:

  • Colaborar con el ecosistema que nos rodea a todos. Interiorizar que una empresa no es una isla y que la relación con nuestros usuarios, las administraciones públicas y otras empresas, aunque sean competidoras, es esencial para un avance sano y beneficioso para todos.
  • Compartir recursos. Cuando un proyecto está basado en una plataforma y se crea una comunidad en torno a ella, esta ha de sentir los recursos a su disposición como propios, y los siguientes puntos son esenciales para conseguirlo.
  • Abrir contenidos. Utilizar licencias que permiten compartir contenido de manera que no vaya en contra de la legislación actual, crear obras derivadas e incluso comercializarlo. Unido al impacto que puede representar para un startup que su contenido se haga viral, su aportación al procomún repercute de manera positiva en la innovación.
  • Empoderar a usuarios. Crear y fomentar la creación de roles que permitan a los usuarios participar de manera más activa. Wikipedia es un gran ejemplo en este sentido.
  • Centrarse en la persona. El beneficio no solo ha de medirse en cifras, también en impacto positivo tanto en nuestros usuarios como en la sociedad en general.
  • Utilizar herramientas propias del sector. La economía colaborativa ofrece herramientas para emprender de manera más coherente: licencias abiertas, fuentes de financiación participativa, monedas alternativas, etc. Bien combinadas con los recursos tradicionales, ofrece nuevas e interesantes formas de emprender.

 

Infografía

 

OuiShare Fest Barcelona 2016

De todos estos temas hablaremos en la segunda edición del OuiShare Fest BCN, evento dedicado íntegramente a la economía colaborativa. En él, expertos y personas interesadas en aprender y comprender sobre este fenómeno volveremos a debatir sobre el papel que la ciudadanía productora puede desempeñar en una economía que está pidiendo a gritos un cambio a todos los niveles.

En la edición del año pasado se puso de manifiesto, gracias a un estudio de la OCU en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid y OuiShare, que en la actualidad Solo un 10% de las plataformas de economía colaborativa persiguen la transformación social. Este estudio, de nombre “Colaboración o negocio. Consumo colaborativo: del valor para el usuario a una sociedad con valores”, muestra la necesidad de seguir trabajando para aumentar el impacto social que potencialmente tiene esta economía basada en las relaciones entre pares. En este vídeo se puede ver la presentación de dicho estudio en el OuiShare Fest BCN 15.

OuiShare Fest Startups

En el marco del OuiShare Fest BCN 16 hemos lanzado OuiShare Fest Startups, una convocatoria para conocer y dar a conocer los proyectos más innovadores y que, al mismo tiempo, posean esos valores colaborativos que son parte del sector y necesarios para que este crezca de una manera sana y coherente.

La siguiente revolución será ética y de valores, ¿emprendemos con ellos?

 

 

PAKO RODRÍGUEZ
Impulsor de la economía colaborativa

Pako Rodríguez - Oui SharePako Rodríguez es emprendedor y consultor especializado en el sector colaborativo. Se declara “entusiasta de los sistemas que empoderan a las personas, los modelos de negocio innovadores y los emprendedores sin miedo a equivocarse”. Es conector de OuiShare, responsable del área de startups en FreeDeLibre y autor del blog startupscolaborativas.

 

Foto de OuiShare Fest 2015, por Stephano Borghi, licencia CC BY-NC-ND

 

¿Qué opina sobre "Emprendimiento ético y con valores en la economía colaborativa"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre

+ Mostrar los 5 comentarios

El arte de las cosas Hace 6 meses

[…] por ejemplo, se enfrenta al sistema hedonista actual del consumo y de la producción. Como afirma P. Rodríguez, conector de Ouishare, los emprendedores colaborativos son aquellos que impregnan sus proyectos de […]

KangApp, finalista en los premios OuiShare Fest Startups 2016 | Kangapp Hace 10 meses

[…] los proyectos hacen bandera de una economía colaborativa inclusiva, abierta, con valores y que traspasa las barreras digitales para crear un impacto y participación offline. Una […]

Xavi Hace 11 meses

Me parece muy interesante y sobre todo transcendental este tema. ¿Cómo quedarnos con lo mejor de la economía colaborativa, que impulsa la participación directa del ciudadano, controlando temas como el de la potencial competencia desleal con otros tipos de economía? Tenemos mucho que probar y que aprender!

Carmen Charo Hace 11 meses

Yo quisiera fijarme en la insoportable utilización anglicismos que hacen odiosa la lectura porque se pierde el sentido. Es tan difícil decir “empresa incipiente” en lugar de startups? Parece que si uno no usa anglicismos es un paleto del siglo pasado, yo personalmente lo vivo como un snobismo pedante que me hace perder el fondo del asunto.
Por lo demás sí que creo que es imparable la economía colaborativa sobre todo por la putrefacción de las instituciones que deberían garantizar el bien común. Aún distamos mucho de una sociedad en la que prime el bien de todos. Cómo damos paso a la iniciativa de la gente de a pie y controlamos que no haya solamente un cambio de mangoneadores y manipuladores?

José Vives Rego Hace 11 meses

Es una idea que me gusta y que puede resolver los problemas actuales de sostenibilidad y equidad. Sin embargo, para que pueda ser una realidad es fundamental que todas las personas (la ciudadanía) asuma los valores que están en la base de la economía colaborativa y eso sólo puede conseguirse a traves de la educación a todos los niveles (desde primaria hasta la Universidad) y en todos los sectores sociales y políticos.


+ Mostrar los 5 comentarios