La primera implica a Catalytic Investments, que financia a aceleradores de la transición, que realizan una inversión. La segunda es a través de la Fundación Triodos, que hace donaciones a iniciativas que facilitan las transiciones. En ambos casos, el impacto positivo es lo más importante. 

Entrevistamos a Riëlla Hollander, directora de TRMC, Léonhard ten Siethoff, director de la Fundación Triodos y Liesbeth Soer, directora de Catalytic Investments en la oficina de Reehorst (Países Bajos) de Triodos Bank.

¿Por qué Triodos Bank consideró importante crear TRMC?

Riëlla: Aunque los problemas a los que se enfrenta el mundo son inmensos, seguimos aferrados a un sistema financiero que antepone el pensamiento basado en la rentabilidad. Ahora sabemos que eso agota los recursos de la Tierra, causa el cambio climático y hace aún más grande la brecha entre personas ricas y pobres. Es hora de transformar nuestra economía en una que ponga al planeta en primer lugar y que fortalezca la sociedad. Una economía que se regenere, con la rentabilidad social como prioridad. Eso es lo que realmente necesitan las personas.

Riëlla Hollander, directora del TRMC

Léonhard: No es una tarea fácil, pero tampoco imposible. La Humanidad ha creado la sociedad y nuestra economía, por lo que también puede cambiarlas y fortalecerlas. Hace falta una visión diferente del dinero. Si realmente se anteponen los intereses de la sociedad, no se puede perder de vista el dinero de donación y el catalítico, necesarios para impulsar el cambio. Después de todo, no todas las iniciativas son inmediatamente rentables.

Riëlla: Cambiar el sistema financiero ha sido siempre nuestro objetivo. Por eso fundamos Triodos Bank hace 40 años. Sin embargo, nos encontramos con iniciativas que queríamos apoyar por su gran impacto positivo, pero no se ajustaban a los criterios financieros tradicionales. Así que hemos adaptados esos criterios para Triodos Regenerative Money Centre. De esta manera, apoyamos iniciativas fantásticas que son escalables o replicables y muy inspiradoras, con la confianza de que se convertirán en negocios rentables.

La misión de Triodos Bank es "hacer que el dinero genere un cambio positivo". El TRMC contribuye a esa misión y complementa a Triodos Bank (el banco) y Triodos Investment Management (la gestora de fondos de inversión).

¿Qué hace exactamente entonces el TRMC?

Riëlla: Concedemos préstamos e invertimos en iniciativas pioneras y revolucionarias que ayudan a regenerar nuestra sociedad y nuestro planeta. Además, realizamos donaciones para iniciativas sociales, a pesar de que su resultado sea incierto o no pueda medirse directamente en valor económico.

Liesbeth: Complementamos a Triodos Bank y a Triodos Investment Management. Somos una organización pionera en el desarrollo de modelos nuevos con potencial de cambiar el curso de todo un sector y, por tanto, un verdadero poder transformador. Lo hacemos con un tipo de dinero diferente, el que se distribuye para hacer posibles estas iniciativas radicalmente positivas y transformadoras.

Liesbeth Soer, directora de Catalytic Investments

¿A qué os referís con el término “regenerativo”?

Liesbeth: "En este momento, vemos que las cosas en el entorno natural y social no están realmente equilibradas. No solo queremos restaurar lo que ha desaparecido, sino devolver el equilibrio a la sociedad y a la naturaleza para que pueda renovarse una y otra vez. Cuando un sistema vivo está en equilibrio es naturalmente regenerativo y resistente.

¿Qué tipo de proyectos se apoyan y cómo se decide si participar o no?

Riëlla: Como Triodos Bank, nos centramos en cuatro pilares con los que, de acuerdo con nuestra experiencia y conocimientos, hemos establecido una visión de hacia dónde y cómo nos gustaría inclinar el sistema para que sea más equilibrado. Estos pilares son: la inclusión social, la alimentación y la naturaleza, las energías renovables y el papel del dinero en la sociedad.

Con TRMC, apoyamos iniciativas en estas áreas que contribuyan a acelerar la transición. Son iniciativas y personas que ayudan a este cambio de sistema y que inspiran a otras con sus ideas o como modelo a seguir. Por ejemplo, ya sea a través de un camino nuevo, de la eliminación de un obstáculo o con soluciones para problemas que empresas y gobiernos no consiguen resolver (o no quieren hacerlo).

Liesbeth: Los proyectos que apoyamos suelen tener un modelo de negocio innovador y siempre tienen un objetivo específico de regeneración. La idea de las inversiones catalizadoras es que el dinero retorne y pueda utilizarse una y otra vez. Si la expectativa no esa es, lo más apropiado es una donación.

Lo que buscamos son puntos de palanca, la clave que pone en marcha todo el sistema. Con la iniciativa Aardpeer, por ejemplo, situamos la propiedad de la tierra en el centro de la transición hacia un sistema alimentario sostenible. La tierra de cultivo cara es un cuello de botella para las personas que quieren practicar una agricultura respetuosa con la naturaleza, regenerativa. Al comprar tierras, mantenerlas en una fundación y arrendarlas a los/as agricultores/as a un precio basado en el rendimiento regenerativo de la tierra, se les da la oportunidad de cultivar el suelo de forma natural y fomentar la biodiversidad. Al arrendar la tierra una y otra vez, en lugar de revenderla, creamos un sistema alimentario sostenible también para las generaciones futuras. Se trata de una forma radicalmente diferente de enfocar el problema, con la posibilidad de cambiar el curso de todo un sector.

¿Podéis darnos más ejemplos?

Riëlla: Otro ejemplo es una turbera en Finlandia de la que dependen los y las samis (un grupo de población indígena) para su subsistencia. La extracción de turba había provocado que la zona se secara. Con nuestra financiación, ayudamos a que esa turbera fuese adquirida por una organización local y a que se dieran los primeros pasos para restaurar el ecosistema. Esto permitirá que el páramo se convierta de nuevo en un ecosistema vivo que almacene el CO2 al mismo tiempo que apoya el modo de vida de las personas sami.

Otro ejemplo es una iniciativa reciente para dar a la naturaleza sus propios derechos. Las reservas naturales no tienen “voz” en nuestro sistema. La concesión de derechos propios a la naturaleza podría contribuir a su restauración y protección. Así no sería tan fácil construir una autopista, como ahora podría ocurrir en la finca Amelisweerd, en la provincia de Utrecht, por ejemplo. Esta es también una forma pionera y disruptiva de pensar.

Léonhard: Por supuesto, no siempre sabemos si se va a conseguir algo. Pero nos mueve la idea del desarrollo positivo. No tenemos respuesta para todo, pero nos fijamos en el valor añadido de la idea y también en la forma de financiación (dinero de donación o catalítico) que la acompaña y, por supuesto, en quién toma la iniciativa. Además, nos mantenemos estrechamente implicados y usamos nuestros propios conocimientos y contactos para lograr el mejor resultado posible.

Liesbeth: La visión de las personas emprendedoras es muy importante. Debe convencernos. Si está alineada con la nuestra y con nuestra misión y nos ilusionan las personas que estén detrás de la iniciativa, nos encantará unirnos a ella y apoyarla con todo lo que podamos ofrecer: dinero, conocimientos, contactos y asesoramiento.

Riëlla: La intención detrás de la idea es extremadamente importante. Debe ser positiva.

¿Cómo reaccionan las demás instituciones financieras ante esta visión del dinero?

Liesbeth: De diferentes formas. Algunas entienden la idea y comparten nuestro entusiasmo, pero otras la consideran una locura. En esos casos debemos encontrar otras palabras para explicarnos y también plantearnos preguntas para saber cómo conectar con esas personas. Por cierto, también hubo quien se reía de nosotros hace 40 años cuando fundamos Triodos Bank.

Riëlla: Trabajé mucho tiempo en banca de inversión. Cuando hablo con antiguos y antiguas colegas, me doy cuenta de que puede ser realmente liberador pensar de esta manera, fuera de los límites del sistema bancario y de inversión actual y del enfoque unilateral sobre los rendimientos financieros. Es decir, hacer lo que realmente importa.

Leonhard: El TRMC opera como una unidad de negocio de Triodos Bank, por lo que podemos demostrar que la banca, la inversión y la donación están estrechamente vinculadas y cada una tiene su papel: haz que el dinero sirva para un cambio positivo”.