Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

opinión

“No hay una ley natural que nos impida cambiar las finanzas”

Anna Laycock, directora de The Finance Innovation Lab

Anna Laycock, directora de The Finance Innovation Lab

¿Cómo sobrevivió Irlanda sin dinero en efectivo durante seis meses? ¿Es inevitable que 8 personas posean la misma riqueza que la mitad de la población mundial? A ambas cuestiones respondió Anna Laycock, directora de The Finance Innovation Lab, durante el encuentro anual de Triodos Bank en Reino Unido. Extracto de sus reflexiones sobre el dinero, los bancos y el papel de la ciudadanía.

Empezaré con una confesión. Cuando era pequeña, mi madre me llevó al banco, con esas mesas llenas de formularios. Me dediqué a coger uno de cada y pasé muchas horas felices rellenándolos…

Lo hacía como diversión. Claramente estaba destinada a convertirme en una revolucionaria.

No entendía para que servían esos formularios y me di cuenta de que las finanzas trataban precisamente de eso: burocracia. Van sobre toneladas de condiciones, leer las cosas cuidadosamente, es decir, información muy aburrida pero importante. Esto es así, ¿o no?

Charla íntegra de Anna Laycock (en inglés)

Realmente estoy aquí para decir que eso no es cierto.

Las finanzas son increíblemente interesantes. Controlan nuestro mundo, nuestra vida, influyen en todo a nuestro alrededor. Pero, en realidad, las finanzas nos pertenecen, son nuestras, nuestras para darles forma de la manera que queramos.

No creo que nos demos cuenta de ello la mayor parte del tiempo. Normalmente pensamos que el dinero es un trozo de papel y que este objeto es realmente lo que lo representa y que se desarrolló a partir de algo llamado trueque.

Probablemente conozcan la historia: se trata de que yo tengo una cabra y tú trigo. Yo quiero trigo, intercambiamos, somos felices y todo es fantástico. Pero, si quiero un conejo y tú quieres un Big Mac, esto no va a funcionar. Así que alguna mente brillante debió inventar la moneda, un medio de intercambio que podemos hacer circular entre nosotros.

“Las finanzas nos pertenecen, son nuestras, nuestras para darles forma de la manera que queramos”

 

Esta es una historia muy habitual pero que, en realidad, está basada en pocas evidencias históricas. Porque el dinero se desarrolló a partir de un sistema social de obligaciones y responsabilidad, de confianza y relaciones, de crédito y deuda. El dinero era un elemento social mucho antes de que tuviéramos conchas o monedas para representarlo.

Quisiera dar un ejemplo. En mayo de 1970, todos los bancos en Irlanda cerraron a causa de una disputa del sector. Y no volvieron a abrir hasta noviembre, 6 meses más tarde. Al principio la gente tenía efectivo, pero luego ocurrió algo extraño.

Las personas empezaron a intercambiar cheques. No se podían cobrar estos cheques, porque no había bancos para ello. Los intercambiaban basándose en la confianza y el sistema funcionó durante ese tiempo hasta el punto de que habían creado nuevo dinero por valor de 5.000 millones de libras.

Podemos entender cómo funciona esto con un vecino o con familia, ¿pero cómo puede hacerlo con alguien que no conoces y en quién no sabes si puedes confiar? Bien, afortunadamente, había alguien en la comunidad que conocía bastante bien a todo el mundo y que sabía si podía confiar en ellos o no y se convirtió en la persona que respaldó los documentos, los puso en circulación y los intercambió. Se trataba del propietario de un pub.

Se crearon 5.000 millones de libras respaldadas en… un pub.

Creamos el dinero y lo podemos cambiar

La razón por la que cuento esto es porque si el dinero solo es el símbolo de una creación social, así lo es también el sistema financiero. No es una especie de ley inmutable de la naturaleza que no podemos cambiar.

Lo crearon los seres humanos. Creamos todo el sistema, valorado en las 30 billones de libras que hay en Reino Unido, y también lo podemos cambiar. No tenemos por qué ponernos a su servicio, sino que puede servirnos a nosotros. Subrayo este punto porque se les llamamos servicios financieros es por alguna razón.

Algunos de nuestros mayores problemas actuales tienen como trasfondo las finanzas. Entre 2013 y 2016 los bancos británicos realizaron inversiones por valor de 115.000 millones de libras en combustibles fósiles. El hogar medio en Londres en un año tiene más ingresos que el hogar medio. Ocho personas tienen tanta riqueza como la mitad de la población del mundo.

Todo es resultado de decisiones humanas. No son el resultado de una ley natural que diga que las finanzas tienen que beneficiar a una minoría a expensas de la mayoría. O que no podamos controlar el poder y cambiar la dirección de las finanzas.

Entre 2013 y 2016 los bancos británicos realizaron inversiones por valor de 115.000 millones de libras en combustibles fósiles

Dirijo una organización llamada Finance Innovation Lab y arrancamos en el momento más intenso de la crisis financiera. Básicamente queremos crear un sistema financiero mejor. Nuestra visión es bastante sencilla: pensamos que el sistema financiero tendría que servir a las personas y el planeta, creemos que debería ser democrático, controlado por todos nosotros, creemos que debería ser responsable, dirigiendo el dinero hacia aquello que realmente nos importa, creemos que debería ser justo, de forma que contribuya a una mayor igualdad e inclusión.

Durante años hemos visto que esto puede ocurrir, que el dinero se dirija a energías renovables, agricultura ecológica, pequeñas empresas que ayudan a personas a recuperar un puesto de trabajo, salud mental, cultura, las cosas que nos importan. También hemos visto a diversas organizaciones construir este tipo de sistema financiero. No solo Triodos Bank, sino también otros bancos con valores, cooperativas de crédito, monedas sociales, startups tecnológicas, acreedores responsables. Son organizaciones que están ahí fuera, que son reales. Solo tenemos que ayudarles en su camino.

“Durante años hemos visto que el dinero también se puede dirigir a energías renovables o cultura”

Si fuera una política, os daría un plan de 5 puntos sobre cómo creamos este cambio o lo podría grabar en piedra, sería buena idea…

No, no voy a hacerlo porque no es como ocurren los cambios en el sistema. No puedes proyectarlo, es caótico, fluye, existen resistencias, cambia.

Son las pequeñas acciones de una persona las que pueden tener un impacto enorme, así que todos tenemos que hacer el esfuerzo de ser parte de ello.

Anna Laycock
Promotora de las finanzas sostenibles

Como directora de The Finance Innovation Lab, Laycock trabaja para “crear los Triodos del futuro”, convencida de que el conjunto del sistema financiero puede cambiar y del papel insustituible de la ciudadanía y de las empresas para conseguirlo.

La experta en finanzas sostenibles también encabeza la red New Economy Organisers Network y es miembro del Institute for Social Banking. En su labor de divulgación, ha colaborado con medios como The Guardian y The New Statesman.


+ Cómo cambiar las finanzas con Triodos Bank

+ Servicios de banca ética para empresas y organizaciones

+ Servicios de banca ética para particulares


ojoDe la reflexión a la acción
Siete formas de #RepensarelDinero con banca ética

Concédase un minuto más para descubrir ideas sencillas y concretas que mejoran la vida y cambian el mundo a través de su uso cotidiano del dinero, como ciudadano u organización:

+ Siete formas de #RepensarelDinero con banca ética

¿Qué opina sobre "“No hay una ley natural que nos impida cambiar las finanzas”"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre

M.Roman Hace 1 mes

Un excelente e interesante artículo, que para el inepto y corrupto desgobierno que nos ha tocado vivir, le entra por un oído y le sale por otro…

Antonio Hace 2 meses

la ley de inercia,si crees en ello ocurrira….