Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Reportaje

Mi casa es sostenible

Si queremos un mundo más sostenible, empecemos por mirar dentro de casa

Si queremos un mundo más sostenible, empecemos por mirar dentro de casa

Si el medio ambiente es nuestro hogar, ¿por qué hemos vivido tanto tiempo de espaldas a él? Las viviendas consumen en España el 17 % de toda la energía del país, mientras que el sector de la construcción es responsable del 30 % de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Si queremos un mundo más sostenible, empecemos por mirar dentro de casa.

El ingeniero aeronáutico y experto en energías renovables Xavier García Casals quería que su hogar fuera “bio al cubo”. Es decir, “bioclimático, bioconstruido y biofinanciado”. Para su casa en Torre­mocha del Jarama, Madrid, optó por un diseño octagonal, más compacto y con menor necesidad de climatización, y por un sistema de autoconsumo energético que combina placas solares con una caldera de biomasa, lo que le permite producir más energía que la consumida y transferirla a la red eléctrica. A ello se une el uso de mate­riales ecológicos como la madera FSC. La financiación provino de Triodos Bank.

La mayoría de personas no pueden construirse una casa sostenible, pero ahora es posible saber si nuestra futura vivienda es eficiente o no

El hogar de Isleni Cruz es otro ejemplo de vivienda ecológica y asequible. Esta perio­dista decidió construir su casa de 90 m2 en la Vega del Tajuña (Madrid) con sacos de adobe y en forma de domo, una técnica que reduce al mínimo sus necesidades energé­ticas. Toda la tierra utilizada para la cons­trucción de la casa se obtuvo del propio terreno y la vivienda cuenta con paneles fotovoltaicos para el consumo eléctrico. Para ello, contó también con un préstamo de Triodos Bank.

datos impacto ambiental de la construcción

Fuente: Informes de la Construcción, Vol. 64, 527, 401-414, julio-septiembre 2012

Las alternativas para una construcción más sostenible se encuentran en pleno desarrollo, con soluciones tan ingeniosas como edificios con fachadas donde se cultivan microalgas que producen energía renovable. No debemos obviar que estos ejemplos son una excepción, ya que la mayoría de personas no están en disposición de construirse una casa con criterios de sostenibilidad. Sin embargo, ahora sí es posible saber si nuestra futura vivienda es eficiente o no.

Certificado de eficiencia

Desde el 1 de junio de 2014, para vender o alquilar una vivienda es necesario tener la certificación de eficiencia energética. Este código informa sobre el nivel de eficiencia de las viviendas (A, el óptimo: G, el menos eficiente), de un modo similar al que se utiliza en los electrodomésticos. De esta forma una vivienda con una eficiencia energética A puede reducir un 20-30 % sus facturas de luz y gas respecto de una vivienda calificada como C o D, y hasta un 70 % respecto a una G, lo que a largo plazo supone un importante ahorro tanto econó­mico como en emisiones de CO2.

Una vivienda con una eficiencia energética A puede reducir sus facturas de luz y gas hasta un 70 % respecto a una calificada como G

Se trata de una de las medidas que incor­pora el Código Técnico de Edificación (CTE), que regula las exigencias básicas que deben cumplir los edificios de nueva construcción.

Mi casa es sostenible - La Revista TriodosPero, ¿qué ocurre con los construidos antes de este código? En España hay alrededor de 23 millones de viviendas, de las que solamente 17 millones están ocupadas, y tan solo el 7 % de ellas se ha construido bajo las exigencias de ahorro del CTE. Según el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), el 80 % de los ho­gares españoles necesita una rehabilitación energética urgente. “La certificación será una herramienta fundamental para cono­cer las emisiones concretas de una casa y saber cuáles son los puntos donde sería prioritario intervenir para reducirlas con la menor inversión posible”, escribe en el portal Mimbrea el arquitecto y experto en eficiencia energética Javier de Mena.

Hipoteca eficiente

De acuerdo con la certificación energética, los edificios o viviendas que acrediten me­joras de eficiencia podrán ver modificada su calificación. Algo que será reconocido por Triodos Bank, el primer banco que ofrece hipotecas que premian la eficiencia de los hogares. Cuanto más verde es la vivienda, más bajos son los intereses de la hipoteca. De esta manera, el banco promueve la sostenibilidad en el sector de la construc­ción, uno de los principales causantes de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Cuanto más verde es la vivienda, más bajos son los intereses de la Hipoteca Triodos

“Se calcula que las emisiones de CO2 por metro cuadrado construido se aproximan a los 500 kg de CO2 al año en materiales de construcción necesarios; y entre 20 y 40 kg de CO2 al año por metro cuadrado asociados al mantenimiento del edificio (calefacción, climatización, iluminación, aparatos eléctricos y cocina)”, explica María de Pablo, directora de Banca de Empresas e Instituciones de Triodos Bank. “Con esta hipoteca queremos, por un lado, atender la demanda por parte de clientes que nece­sitan comprar una primera vivienda y han elegido trabajar con Triodos Bank por nues­tros valores; y por otro, promover que los clientes opten por viviendas cada vez más eficientes energéticamente”, detalla.

Ser sostenible es rentable

El interés de la hipoteca está vinculado de forma directa a la clasificación energética de la vivienda. Para la clasificación energética se reconocen siete categorías: desde la A hasta la G, siendo A la categoría de mayor ahorro energético. Cada paso a una cate­goría superior conlleva una reducción del interés de la hipoteca.

La vivienda reconocida como sos­tenible tendrá la mejor tarifa de interés. A las que se clasifican en las categorías energéticas más bajas se les incentiva para pasar a otra categoría mejor. Este certifica­do energético incluye las posibles medidas que podrían adoptarse para mejorar el ren­dimiento energético de la vivienda, explica Mikel García-Prieto, director general de Triodos Bank: “Las medidas más habituales afectan a la colocación de ventanas de doble cristal, el aislamiento de paredes, suelo y techo y la instalación de una caldera de condensación de biomasa, de alto rendimiento energéti­co. Además, está la posibilidad de instalar paneles termosolares o fotovoltaicos”, añade.

Rehabilitación: El ahorro en facturas de luz y gas puede superar entre 8 y 9 veces el coste de las obras

Según el IDAE, una rehabilitación térmica media, considerando el coste total de la obra y del aislamiento, se puede amortizar en 5 o 7 años, y el ahorro a largo plazo en facturas de luz y gas puede superar entre 8 y 9 veces el coste de las obras. Esto sin considerar los beneficios para la salud y el confort del hogar.

Si el propietario de la vivienda opta por aplicar medidas de mejora energética, una vez terminadas las reformas correspondien­tes puede solicitar una nueva visita para la inspección de la misma de cara a recibir la nueva clasificación energética. Tras pre­sentar el certificado que acredite la nueva calificación, Triodos Bank le aplicará una reducción del interés hipotecario por cada nivel subido en la escala de la eficiencia.

Cofinanciación

En términos de sostenibilidad tenemos mucho que ganar. El 38 % de los españoles no está satisfecho con el aislamiento contra el calor y el frío de sus viviendas y el 42 % también se declara insatisfecho con el aisla­miento contra el ruido, según una encuesta del CIS en 2010. Por otro lado, cerca del 60 % de las viviendas españolas han sido levantadas sin ninguna normativa mínima de eficiencia energética, ya que la primera data de 1979.

El 38 % de los españoles no está satisfecho con el aislamiento contra el calor y el frío de sus viviendas

“Los responsables técnicos de la construc­ción de los edificios tenemos mucho que decir y debemos formarnos y anticiparnos al cambio, pero el papel del promotor y las demandas del usuario tienen un peso clave en la evolución en la rapidez del cambio”, apunta Xavier Casanovas, responsable de Rehabilitación y Medio ambiente del Cole­gio de Aparejadores, Técnicos e Ingenieros de la Edificación de Barcelona. El sector de la construcción ha tomado nota y ahora nos toca a los consumidores finales. Por el medio ambiente y por el bolsillo.

Un mejor aislamiento de la vivienda y la instalación de una caldera ecológica, por ejemplo, conllevan un ahorro energético medio de un 30 % aproximadamente, una inversión que se recupera al cabo de unos años. Cierto es que, para ello, primero se debe hacer un desembolso.

“Queremos fomentar entre nuestros clien­tes medidas orientadas al ahorro energético en la vivienda”

Mikel García-Prieto, Triodos Bank

“Dependien­do de las medidas que haya que adoptar, estamos hablando de varios miles de euros. Pero cada vez hay más ayuntamientos que dan subvenciones especiales para este tipo de mejoras. Además, los costes de las obras pueden financiarse con la hipoteca, de forma que no hay que desembolsar toda la inversión en una sola vez. Y estas mejoras también tendrán un reflejo en la reducción de nuestras facturas de electricidad y cale­facción”, explica García-Prieto.

Con todo, no olvidemos lo que subyace tras la reducción de facturas o el présta­mo: cuidar también del hogar de todos, el medio ambiente. “Las viviendas represen­tan una gran parte del consumo total de recursos energéticos y, por eso, en Triodos Bank queremos fomentar entre nuestros clientes la adopción de medidas orientadas al ahorro energético en la vivienda como paso imprescindible en el camino hacia la sostenibilidad”, concluye García-Prieto.

Texto: SONIA FELIPE LARIOS

¿Qué opina sobre "Mi casa es sostenible"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre