Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación. Si continúas navegando, aceptas su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

reportaje

Los 9 principios de un edificio saludable

Por Igma Pacheco, promotor de Abouthaus, plataforma especializada en autopromoción

Por Igma Pacheco, promotor de Abouthaus, plataforma especializada en autopromoción

Los fundamentos para una edificación saludable que propone un centro de salud pública de Harvard, recogidos por el arquitecto Igma Pacheco.

Hoy en día, el gran problema de las “viviendas convencionales” que muchos habitamos se caracteriza por su gran derroche de energía y el uso de materiales perjudiciales para la salud.

El total de edificios existente en la Unión Europea consume más energía que el sector del transporte (33%) o el sector industrial (26%), según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Nada menos que un 41%.

Y existe una variedad de enfermedades cuyo origen está en lo que se conoce como “el síndrome del edificio enfermo”, que no es más que una deficiente calidad de construcción que afecta directamente a la salud de las personas.

Un equipo de expertos de la Escuela Chan de Salud Pública, de la Universidad de Harvard, se ha enfrentado al desafío de conectar salud y construcción. Para ello, han formulado los 9 principios de un edificio saludable aquí resumidos.

1. Ventilación

Incluye controlar las fuentes interiores de olores, sustancias químicas y dióxido de carbono, así como filtrar el aire exterior y asegurar su recirculado.

2. Calidad del aire

Recomiendan mantener los niveles de humedad entre el 30 y el 60%. También elegir materiales de construcción con baja emisión de compuestos orgánicos volátiles y semivolátiles, que pueden tener efectos sobre la salud y comprobar si hay contaminantes como plomo, policlorobifenilos (PCB) y asbesto.

3. Calidad del agua

De ser necesario, tras comprobar la calidad del agua, instalar sistemas de purificación para eliminar contaminantes y evitar el estancamiento en las tuberías.

4. Confort térmico

Mantener las condiciones térmicas constantes a lo largo del día y tener un control de temperatura en los espacios para identificar zonas en las que podemos actuar para mejorar.

5. Polvo y plagas

Evitar la acumulación de polvo y suciedad, así como limitar el uso de productos químicos como plaguicidas.

6. Iluminación y vistas

Durante el día, es importante proporcionar la mayor cantidad posible de luz natural, lo que mantiene el confort visual.

Antes de dormir, reducir la intensidad de la luz tanto como sea posible y utilizar una luz azul más tenue para mejorar el sueño. También nos beneficia contar con vegetación a la vista.

7. Ruido

Proteger contra ruidos exteriores como el tráfico y construcción (menos de 35db). Controlar también fuentes de ruido en interiores, como equipos mecánicos, de oficina y maquinaria.

8. Humedad

En los edificios, sería relevante llevar a cabo inspecciones regulares de los techos, tuberías y equipos para identificar las fuentes de humedad y los posibles puntos de condensación. También tratar de inmediato el hallazgo de moho o humedad.

9. Seguridad y protección

Por último, se destaca la necesidad de cumplir con las normas de seguridad contra incendios y monóxido de carbono.

También proporcionar iluminación adecuada en áreas comunes, huecos de escaleras, puntos de salida, estacionamientos y entradas de edificios, así como planes de emergencia adecuados.

Divulgación para pasar a los hechos

Estos principios para una edificación saludable no son desconocidos para arquitectos, urbanistas o legisladores. Es más, todos ellos cuentan hoy en día con normativas que los regulan. Entonces cabe preguntarse: ¿Por qué esta forma de construir no es la habitual?

Los cambios en el sector de la construcción son un gran desafío, porque exigen un cambio de paradigma en un entorno conservador y expuesto a múltiples intereses.

De cara a los usuarios, en muy importante ser conscientes de que no existe contradicción entre los materiales naturales o tradicionales, las nuevas tecnologías y las comodidades de la vida moderna. Además, es totalmente posible acceder a una vivienda saludable y eficiente con costes por metro cuadrado construido muy similares a los de una construcción convencional.

Para avanzar, la formación y difusión son clave. En esta dirección, el pasado otoño tuvimos la oportunidad de organizar el 1er Congreso Online de Casas Saludables y Eficientes. Se trató de un espacio único, donde 33 especialistas compartieron su trabajo, experiencias e investigaciones en cinco temáticas: materiales naturales, eficiencia energética, técnicas constructivas, tecnologías apropiadas y casas destacadas.

Hoy en día, el conocimiento sobre eficiencia energética aplicado a la vivienda es amplio y también tenemos más información sobre la contribución de los materiales tradicionales, como la madera o la paja, a la salud de las personas, a través de ventajas como óptimos niveles de aislación térmica y acústica.

Lo relevante es pensar no solo en el diseño de una vivienda, sino también poner el foco en los elementos importantes que no se ven.

Y, quizás, más que nunca, vuelve a tener cabida aquella cita atribuida a Antoni Gaudí, acerca de que “la originalidad consiste en el retorno al origen; así pues, original es aquello que vuelve a la simplicidad de las primeras soluciones”.

Igma Pacheco-Rivas
Un acompañante digital en el sueño de la autoconstrucción

Arquitecto chileno residente en Canadá, Pacheco-Rivas promueve la divulgación sobre construcción sostenible a través de su plataforma digital Abouthaus, con un especial foco en los autopromotores de vivienda.

¿Qué opina sobre "Los 9 principios de un edificio saludable"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre

+ Mostrar los 6 comentarios

Esther Sandoval Hace 1 semana

En México desgraciadamente las casas son en varios fraccionamientos pequeñas y de baja calidad en los materiales que usan para su construcción

Osvaldo Julio Schiavoni Hace 2 semanas

Me parece muy interesante, ojalá se impongan en los métodos constructivos actuales.

Jose Iglesias Hace 2 semanas

Interesantísimo y muy bien explicado. Felicidades!

Victor Aguila Riquelme Hace 3 semanas

Felicitaciones por tu nuevo articulo Igma! Mi nombre es Victor, colega arquitecto desde Chile!

Considero que es fundamental saber elegir el material de construcción como ingrediente base para un hábitat saludable, me refiero a aquellos materiales tradicionales, como la madera, la paja y la sobre todo la Tierra. Las tecnologías constructivas de estos Bio- Materiales aportan ventajas y beneficios energéticos insuperables si los comparamos con materiales industrializados o “contemporáneos” como el acero, el vidrio o el hormigón armado.

Como tu planteas “el conocimiento sobre eficiencia energética aplicado a la vivienda es amplio”. Solo por dar unos ejemplos de Chile, las casas de tierra contemporáneas de adobe, adobillo o quincha tradicional han demostrado que se puede seguir Bioconstruyendo con impactos bajisimos al medioambiente y contribuyendo a la buena salud de sus habitantes generando Arquitecturas Saludables que están mirando a las culturas ancestrales y sus soluciones originales.

Las principales ventajas de esta arquitectura en tierra, son excelente Calidad del aire, ambientes seguros y protegidos, alto confort térmico y acústico.

Es necesario agregar que gracias a la restauración de viviendas centenarias en Chile, se ha llegado a investigar y mejorar soluciones para estructuras sismorresistentes para casas de adobe. Junto con Perú estamos a la vanguardia en investigación de reforzamiento estructural de casas de tierra.

Para finalizar te dejo invitado a conocer nuestro proyecto Adobe Patrimonial, donde Restauramos casas saludables y eficientes, generamos una nueva vida para viviendas centenarias de adobe.

Un cordial saludo Amigo Igma!
Atte
Victor.

lourdes Hace 3 semanas

Muy interesante la relacion del tema de la salud con el diseño de nuestras casas.

Jose L. Fernandez Hace 3 semanas

Me parece que son cosas de sentido común, y que la diferencia de confort puede ser significativa con cosas sencillas.
Deberían estar puestas en el centro de un proyecto de construccion.


+ Mostrar los 6 comentarios