Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Análisis

¿Cómo seguiremos alimentando al mundo?

El especialista en agricultura ecológica Pablo Tittonell reflexiona sobre el problema de la alimentación

El especialista en agricultura ecológica Pablo Tittonell reflexiona sobre el problema de la alimentación

Cada vez más personas padecen obesidad y otros problemas de salud debido a una alimentación excesiva y poco saludable. Y, al mismo tiempo, cientos de millones de personas pasan hambre.

La capacidad de producción de una hectárea de tierra de labranza ecológica es inferior a la de una de agricultura tradicional intensiva. La diferencia media es del 20%. “Para algunos, esto demuestra que no podemos vivir sin la agricultura industrializada para poder alimentar a la creciente población mundial”, explica Pablo Tittonell, catedrático de ecología agrícola de Wageningen, Países Bajos. “Sin embargo, mi conclusión es totalmente la contraria”.

La visión de Pablo Tittonell en 1 minuto (vídeo en inglés)

“Porque esta diferencia del 20 %, en realidad es notablemente pequeña. Sobre todo si pensamos que, en todo el mundo, la mayor parte de las publicaciones de estudios sobre agricultura hacen referencia a la agricultura tradicional. Si invirtiéramos más en innovación de métodos agrícolas ecológicos, este retraso del rendimiento podría transformarse en una ventaja. Debemos apostar por intensificar lo ecológico: el uso de una agricultura intensiva y productiva, pero de forma responsable y ecológica”.

La clave está en la variedad y la distribución

Producimos suficiente para alimentar al mundo, afirma Tittonel. “No obstante, existe un problema de calidad de los alimentos. Una comida sana es una comida variada. Sin embargo, no producimos a escala mundial suficiente cantidad de todos los tipos de alimentos para poder ofrecer a todos los ciudadanos del mundo una comida variada. Por ejemplo, por lo que se refiere a la carne, se produce en exceso: casi seis veces más de la cantidad que necesitamos. En cambio, cultivamos pocas frutas y verduras. Los consumidores pueden fomentar una producción más variada si eligen de forma consciente en la tienda.

“Para poder alimentar a la población mundial, es importante producir el alimento en el mismo sitio donde va a consumirse”

Otro problema de la alimentación mundial es la distribución desequilibrada de la producción alimentaria, afirma Tittonell. “Existe una elevada producción en Occidente, y por ejemplo en algunas partes de China. Allí, la agricultura podría ser menos intensiva. Eso ayudaría al medio ambiente. Por otro lado, la producción es muy baja en grandes áreas de África y Asia. 870 millones de personas sobre la Tierra sufren desnutrición”.

“Para poder alimentar a la población mundial, es importante producir el alimento en el mismo sitio donde va a consumirse”. Según Tittonell: “El crecimiento de la producción alimentaria debe proceder sobre todo de granjeros a pequeña escala en países en desarrollo. La producción local permite no depender tanto de las vulnerables líneas de suministro y los precios al alza del mercado alimentario mundial. Los países en desarrollo deberían aplicar principios ecológicos. Así, garantizarían un sistema agrícola sano que podría ser ‘eterno’, que fortalecería el suelo y el ecosistema en vez de agotarlo“.

La importancia de un suelo sano

Seguir por el camino de la agricultura tradicional intensiva es insostenible a largo plazo, afirma Tittonell. “En la agricultura tradicional se emplean muchos fertilizantes químicos. Para producirlos, son necesarios combustibles fósiles como el petróleo. Pero sus existencias son limitadas. Por consiguiente, mantener una agricultura que depende de los combustibles fósiles es un callejón sin salida“.

Además, los fertilizantes químicos perjudican en gran medida la calidad del suelo. Cuando, en realidad, es indispensable tener un suelo sano para garantizar la alimentación mundial en el futuro. Un suelo resistente tiene una composición variada, y contiene material orgánico. Además, así puede conservar el agua, por ejemplo, y soportar períodos de sequía”.

“Es indispensable tener un suelo sano para garantizar la alimentación mundial en el futuro”

La agricultura ecológica tiende a fortalecer la estructura del suelo mediante el uso de compost y abonos similares. Según Tittonell: “Si, por el contrario, se utilizan muchos fertilizantes químicos, se actúa contra la naturaleza. A largo plazo, el suelo se empobrece y es poco productivo. Pero la agricultura ecológica no fomenta en absoluto un desarrollo tan negativo. Sino todo lo contrario”.

Porque la agricultura ecológica utiliza la fuerza de la naturaleza. “Por ejemplo, se dejan crecer las plantas silvestres en los márgenes de los campos. Porque atraen a los insectos, que se alimentan de parásitos. De este modo, disminuye la probabilidad de enfermedades en los cultivos agrícolas. Se lucha contra las enfermedades sin los contaminantes plaguicidas de la agricultura tradicional. Del mismo modo que hace la naturaleza. Podemos favorecer la presencia de insectos útiles acondicionando los paisajes para que les resulten más atractivos. Por ejemplo, eligiendo la composición de plantas adecuada en áreas de terreno situadas entre campos y prados”, explica Tittonell.

El fortalecimiento de la estructura del suelo y la lucha contra las enfermedades a través de los insectos, son solo dos ejemplos de la forma en que la agricultura ecológica colabora con la naturaleza. Según Tittonell: “Si hablamos de garantizar la alimentación mundial del futuro, este es realmente el único camino a seguir”.

Triodos Bank fomenta la agricultura ecológica y comparte la visión de Tittonell. ¿Desea conocer las empresas que financiamos del sector de la agricultura y la alimentación? Haga clic aquí

PABLO TITONELL

El profesor Pablo Tittonell es presidente del grupo de investigación Farming Systems Ecology de la universidad de Wageningen, Países Bajos. Lleva a cabo investigaciones sobre el desarrollo de métodos de agricultura ecológica. Este argentino estudió en la universidad de Montpellier. También es docente invitado de esta universidad.

Texto: Tobias Reijngoud, publicado originalmente en De Kleur van Geld (Triodos Bank Países Bajos)

Fotografías y vídeo: Hermen van de Waal – Macula Productions

¿Qué opina sobre "¿Cómo seguiremos alimentando al mundo?"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre

Carlos Herranz Martin Hace 3 años

Estoy leyendo últimamente alguna cosa sobre agricultura aquaponica e hidroponica. Algunos grupos ecológicos están incluso, haciendo pequeñas instalaciones domiciliares para alimentación propia, lo llaman aquqponia de balcón. En Sevilla en las 3.000 viviendas hay algunas, en todo el mundo se hacen cosas sobre esta tecnología. Me gustaría saber su opinión sobre esto, que algunos defiende como agricultura ecológica, y la única forma de alimentación sostenible de cara al futuro de este planeta.
Gracias anticipadas por lo que me puedan aportar. Carlos.

Emilio Hace 3 años

Sin ánimo de entrar en polémica, manifiesto que la expresión: “Por ejemplo, por lo que se refiere a la carne, se produce en exceso: casi seis veces más de la cantidad que necesitamos.” es completamente incorrecta, porque, TODA la carne que se produce es EXCESO, debido a que, no necesitamos alimentarnos de carne. Yo mismo estoy varios años sin comer carne, ni leche, ni huevos, etc, ni productos procedentes de animales y estoy perfectamente de salud.
Teniendo en cuenta que los animales NO PRODUCEN los elementos básicos alimenticios que alimentan a quienes consumen carnes o productos de animales. Los animales asimilan en su alimentación los elementos básicos alimenticios procedentes de los vegetales que comen. Los humanos podemos hacer perfectamente los mismo que hacen los animales herbívoros, comen vegetales para alimentar a su propio cuerpo. Igualmente, los humanos nos podemos alimentar perfectamente tomando de los vegetales los ingredientes básicos alimenticios que necesitamos para alimentar a nuestro cuerpo. Por tanto, es prescindible que los ingredientes básico alimenticios deban de pasar por el cuerpo de animales que nos comemos, para nos lleguen a nosotros los humanos.
Las tierras dedicadas a producir alimentos para los animales que nos hemos de comer, pueden dedicarse a productos alimentos que los humanos podemos consumir para alimentarnos, en la variedad de plantas necesarias.
La alimentación humana con vegetales es más ecológica que la alimentación que procede de la carne y productos procedentes de animales.
La alimentación procedente de animales solo produce bien al bolsillo de los productores de carne y derivadados de los animales. Y produce mal a la naturaleza y a la salud de los humanos.
Saludos.

Respondiendo a Emilio
Pepe Hace 3 años

Hola Emilio,

Respeto su opinión, pero a mi me gusta de vez en cuando comerme un buen jamón ibérico de bellota.

Respondiendo a Pepe
david Hace 3 años

Los cerdos , como todos los animales, incluidos usted y yo, son seres sintientes. Y en su capricho egoísta no considera que sería imposible que hubiera jamón de bellota para todo el mundo . El jamón es un lujo , y todo lujo es una estupidez por innecesario.