Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

entrevista

Cómo distinguir realidad y ficción en Internet

Conversación con Virginia Díez, directora de Comunicación de Wikimedia España

Conversación con Virginia Díez, directora de Comunicación de Wikimedia España

¿Estamos más informados o más confundidos que nunca? Hablamos de fake news, transparencia, libertad y responsabilidad en Internet con Virginia Díez. La directora de comunicación en España de Wikimedia, la fundación cultural que impulsa Wikipedia, aporta su punto de vista desde el conocimiento de una de las cinco webs más visitadas del mundo, comunidad online de referencia y proyecto social basado en la donación.

La transparencia es parte esencial de nuestra propuesta de banca ética. ¿En qué medida lo es en el ámbito de Wikipedia?

Queremos que nuestros lectores sepan de dónde sale lo que están leyendo y por eso uno de los cinco pilares de edición en Wikipedia son las referencias y su claridad, como fuente secundaria que somos, donde se citan otros trabajos e investigaciones.

Por otro lado, Wikipedia es una enciclopedia en la que cualquiera puede editar, muchas veces sobre un tema con visiones diferentes o incluso contrapuestas. Que todo el mundo tenga la posibilidad de participar hace que nuestros artículos sean más ricos. Y, al mismo tiempo, desde Wikipedia buscamos aportar un foco neutral de la información y el conocimiento.

Para llegar a esa neutralidad y como mecanismo de transparencia, en Wikipedia es posible leer un artículo y ver también su página de discusión, donde la comunidad debate si hay un punto que no está correctamente referenciado, existe un sesgo determinado o hay algo que no es cierto.

“Queremos que nuestros lectores sepan de dónde sale lo que están leyendo”

 

¿Qué significa para vosotros el concepto de comunidad? ¿Tiene relación con el de ciudadanía activa?

Para nosotros la comunidad son miles de personas en todo el mundo que, de manera voluntaria, deciden compartir lo que saben con otras personas. Somos gente muy diversa a la que nos une el amor por el conocimiento libre y accesible y eso es algo que está muy relacionado con los derechos civiles y digitales.

En un mundo en el que se comparte más información que nunca pero también se habla, desde diferentes enfoques e intenciones, de conceptos como fake news, saturación informativa o greenwashing de empresas que aplican marketing para parecer más sostenibles o responsables de lo que son, ¿opinas que hoy en día es más fácil o más difícil saber qué es cierto?

Es cierto que tenemos un acceso a la información mayor que nunca, a temas que antes no estaban al alcance de todas las personas y ahora sí.

También es verdad que muchas veces es difícil saber de quién te puedes fiar y de quién no. Pero para mí la cuestión es justamente la fiabilidad.

En el caso de Wikipedia, llevamos 17 años online ofreciendo un servicio a la sociedad. Cuando comenzamos, lo típico era oír en la escuela y la universidad aquello de “no vayáis a la Wikipedia a informaros”. En un principio, la Wikipedia no era un espacio fiable.

Tras estos años, nuestra comunidad ha demostrado que efectivamente Wikipedia sí es un espacio de información fiable. Por ejemplo, hay medios de comunicación que basan sus artículos en Wikipedia o médicos que vienen a consultar información de su ámbito.

Pensamos que es fantástico, porque demuestra la confianza que depositan la sociedad y los profesionales en nuestra enciclopedia libre y nosotros lo que siempre decimos es que, aún así, no hay que creerse todo lo que pone en Wikipedia… hay que consultar las fuentes y tener espíritu crítico.

Con respecto a la construcción de la verdad, otra de las herramientas de transparencia que nosotros tenemos es el historial del artículo. En Wikipedia se pueden ver todas las ediciones que ha sufrido un contenido, si algo se cambia, se amplía o se borra, cuándo y quién lo ha hecho. Permite poder ver si alguien ha escrito en un artículo con fines comerciales, por ejemplo.

“Tenemos un acceso a la información mayor que nunca”

 

¿Cómo mantenéis el equilibrio entre trazabilidad y privacidad, que también tiene que ver con la libertad de participación?

Para nosotros la privacidad es muy importante. Por ejemplo, en la Wikipedia en español -no es así en todos los países- incluso puedes editar sin estar registrado en la plataforma. De todos modos quedará registrado que un usuario anónimo ha hecho determinado cambio. Es muy importante, porque hay países donde editar en Wikipedia sobre determinados temas, como activismo LGBT o por los derechos humanos es ilegal. Por eso damos esa posibilidad de anonimato.

Igualmente, somos una de las cinco webs más visitadas de todo el mundo y nosotros no recogemos datos de nuestros visitantes, solo el número de dispositivos que se conectan a nuestra web, pero no hacemos un gran big data ni venta de datos de usuarios a terceros.

En efecto, sois una de las web y comunidades online más importantes del mundo. Otras son redes sociales como Facebook y Twitter, donde los algoritmos son cada vez más determinantes en la selección de los contenidos que vemos.

¿Ves una evolución positiva a través del avance tecnológico o se está perdiendo la esencia del internet libre y vamos hacia un consumo más pasivo de las redes?

Pienso que, al igual que Wikipedia ha revolucionado la manera en que accedemos al conocimiento y lo construimos, las redes sociales como Facebook o Twitter han revolucionado la manera en que nos comunicamos. Eso es innegable, en gran parte del mundo.

Los algoritmos tienen sus pros y sus contras y, de partida, hay que reconocer que la tecnología es una parte importante de lo que hacemos y del servicio que ofrecemos a la sociedad.

Por otro lado, las redes sociales que has citado son organizaciones con ánimo de lucro y, por ejemplo, Wikipedia no lo es. Los intereses de Facebook y de Twitter no tienen tanto que ver con las personas que utilizan sus servicios como con los de las que después utilizan esos datos.

Nosotros utilizamos algunas herramientas de inteligencia artificial y pensamos que la tecnología, si está al servicio de la comunidad, es positiva. Pero también pensamos que los algoritmos están programados por personas y tienen sesgos, como las personas. También creemos que tienen que ser algo para facilitar las cosas a la comunidad, pero no para sustituirla, que es lo que podríamos decir que está ocurriendo en las redes sociales.

En Wikipedia seguimos pensando que la inteligencia colectiva es más “inteligente” que la inteligencia artificial. Para nosotros la inteligencia artificial y los algoritmos son un medio, pero las decisiones últimas siempre las debe tomar la comunidad. En el caso de otras plataformas no es así y, además, tampoco está claro como funcionan sus algoritmos, no sabemos cómo están programados ni para hacer qué.

En nuestro caso, hay que decir que somos un proyecto de software libre, en el que el código es abierto y se puede examinar y ver para qué se ha escrito.

“La tecnología, si está al servicio de la comunidad, es positiva”

 

Como proyecto de software libre, tenéis un enfoque propio de la circulación de la cultura, que es uno de los 3 ámbitos, junto al sector social y el medioambiental, en el que centra su financiación Triodos Bank.

¿Dónde está, para vosotros, el equilibrio entre promover que el conocimiento sea accesible y reconocer a los creadores?

Todos los contenidos publicados en Wikipedia tienen la licencia Creative Commons “Reconocimiento compartir igual”, una de las más flexibles y que da más libertades a los usuarios. Con esta licencia, los autores deciden dar casi el máximo de acceso posible a las personas que utilizan los contenidos, con las restricciones de acreditar quién lo ha realizado, en este caso Wikipedia.

Nuestro contenido se puede usar incluso con fines comerciales, pero hay que compartirlo con la licencia mencionada. Nadie puede coger un contenido de Wikipedia y “cerrarlo”, copiarlo y traspasarlo a un copyright tradicional, que supone que las personas no necesariamente tendrán acceso a ese contenido.

Los derechos de autoría y el reconocimiento a los autores es algo importante para nosotros y en lo que nuestra comunidad lleva trabajando estos 17 años. De hecho, somos una de las plataformas con menos infracciones de derechos de autor en la red, porque por un lado nuestras normas de edición son claras para no infringir los derechos de otras personas y, por otro, hay una revisión continua de que exista acreditación de autoría.

La mayoría de casos de controversia son resueltos directamente por la comunidad, también con intervención de la Fundación Wikimedia en casos de conflicto, solo 12 en el último periodo analizado, de los que 2 fueron peticiones válidas de infracción de derecho de autor.

¿Cuál es vuestra postura sobre el hecho del freno del Parlamento Europeo, al menos temporal, a la nueva directiva europea de copyright, que preveía hacer responsables no solo a los productores de contenido digital sino a las plataformas donde el contenido se comparte?

Al no aprobarse la directiva el 5 de julio, hay un mayor tiempo de debate para que la norma pueda incluir algunas de las demandas que se estaban haciendo desde Wikimedia y otras organizaciones que luchan por los derechos digitales.

Para nosotros esta reforma es importante, porque creemos que sí que es necesario reformular la gestión de los derechos de autoría en Europa en el entorno digital, ya que la legislación actual no responde a la realidad de cómo se está creando contenido, cultura y conocimiento en la era digital. Por eso pensamos que la reforma es algo positivo y tenemos un compromiso absoluto, como te decía, con el derecho de autor.

El problema que teníamos nosotros con esta directiva es que se están regulando los derechos de autor bajo una gestión de copyright tradicional, en ningún momento se habla de las licencias Creative Commons, que son las que utilizamos en nuestros proyectos. Y también pensamos que la directiva propone una defensa de los derechos de autoría pero descuida los de los usuarios, de acceso a la información, de tener una internet libre y en la que todo el mundo pueda participar, donde se garantice la libertad de expresión. Necesitamos un ecosistema digital libre y abierto para poder construir un conocimiento libre en la red.

“Funcionamos porque las personas han entendido el valor de nuestros proyectos, a los que contribuyen con tiempo, visitas y dinero que nos permite ser independientes”

 

¿Cuál es el papel de la regulación y cuál el de las decisiones personales en conciencia cuando consumimos Internet?

Hay que tener en cuenta que la directiva habla muy poco de los usuarios, por eso pienso que los desprotege y lo que hace es obligar a las plataformas digitales a implementar robots o algoritmos de filtrado automático de contenido. Aunque no se sabe aún muy bien cómo se implementaría esto, las grandes plataformas podrían aplicar estos filtros y las pequeñas no tendrían recursos para hacerlo. ¿Qué pasaría con su futuro?

Además, el control estaría en la inteligencia artificial. Sería un algoritmo el que decidiría, comparando los contenidos que suban usuarios a una plataforma con bases de datos de derechos de autor. Entonces, en el momento de detectar una posible infracción se bloquearía un contenido.

En Wikipedia, tenemos el enfoque de que cuando se detecta una infracción la comunidad la debate, porque no siempre todo es blanco o negro. Pensamos que automáticamente se bloquearían contenidos y que, cuando el comportamiento habitual en internet sea ese, las personas van a dejar de cuestionarse las cosas por sí mismas.

Como comentabas, los recursos siempre son desiguales. ¿Qué importancia tiene para un proyecto como Wikimedia y Wikipedia funcionar a través de la donación?

Para nosotros, las donaciones de particulares suponen casi un 90% de los ingresos. Hemos logrado funcionar así porque creemos que las personas han entendido el valor de nuestros proyectos, al que contribuyen no solo con su tiempo o sus visitas, sino también con su dinero.

Es fundamental, porque el hecho de que la propia comunidad nos financie nos permite también ser independientes como plataformas. Si nos financiasen anunciantes u otro tipo de organizaciones…

En nuestro caso, la comunidad que nos financia es la misma a la que servimos. También tenemos habitualmente entre un 10 y 15% de ingresos de organizaciones e instituciones, que es relevante en nuestro presupuesto, pero lo fundamental son las de las personas individuales.

Virgina Díez
Comunicación para la cultura

Habib M’henni / Wikimedia CommonsComunicadora y mediadora cultural, antes de su labor en Wikimedia España, donde impulsa la proyección de Wikipedia y los otros 11 proyectos que promueve esta fundación, Díez ya había trabajado codo con codo con la creación cultural.

Entre otros, ofreciendo consultoría y formación a entidades culturales, así como desde la comunicación para incrementar el impacto de la cultura.

Texto: Xavier Hervás Vigueras

Imágenes: Virginia Díez en la conferencia Wikidiversity en Estocolmo · Créditos: Habib M’henni / Wikimedia Commons (licencia de uso CC BY SA)

¿Qué opina sobre "Cómo distinguir realidad y ficción en Internet"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre