Financiar el cambio

En 1968 un grupo de juristas y economistas de los Países Bajos estudiaron cómo utilizar el dinero como vehículo de cambio social positivo. Entonces todavía no pensaban en crear un banco. Al principio pusieron en marcha una fundación con aportaciones de su entorno cercano, para facilitar fondos a entidades sociales normalmente excluidas de la financiación bancaria. Sin embargo, esta forma jurídica se reveló como insuficiente para cumplir con el alcance de la misión que se habían planteado y, más tarde, en 1980, el proyecto se convirtió en Triodos Bank. Es decir, en un banco con valores que se constituyó para avanzar y ampliar ese propósito.

Desde aquellos momentos iniciales, la misión social siempre estuvo en primer plano y fue precisamente este propósito el que hizo necesaria una primera evolución de la estructura original de la iniciativa: de una fundación a un banco, pero un banco diferente, para demostrar que otra forma de hacer banca es posible.

La diferenciación de Triodos Bank se evidencia en muchos aspectos, entre ellos el modelo como organización que se definió desde el primer momento. Por un lado, en materia de gobernanza, destaca el papel de la Fundación para la Administración de las Acciones de Triodos Bank (SAAT, según sus siglas en neerlandés), formada por personalidades independientes y ratificadas por los inversores/as. La SAAT se constituye como accionista único y ejerce los derechos de voto, para que el banco no se aleje nunca de su misión original de financiar solo iniciativas de la economía real con impacto positivo en la sociedad.

Por otro lado, respecto a la participación de las personas inversoras, estas cuentan con derechos económicos, como obtención de dividendo en caso de existir, además de ser informados/as y acudir a la Junta General Anual del banco. Bajo este propósito y estructura, se determinó también que la inversión en el capital de Triodos Bank se materializaría en Certificados de Depósito para Acciones de Triodos Bank (CDA). Cada CDA se corresponde con una acción. Estos certificados podían ser negociados en un mercado interno en el que Triodos Bank facilitaba las transacciones por un precio basado en el valor neto contable.

En definitiva, se trataba de evitar, por ejemplo, que una compra potencial por una entidad de mayor tamaño convirtiera a Triodos Bank en un banco con una política de financiación convencional y basada solo en maximizar la rentabilidad. En este sentido, este modelo -basado en que las personas inversoras puedan contribuir al desarrollo de una organización sin derecho a modificar su misión- es habitual en los Países Bajos.

“El sistema de comercialización de CDA ha funcionado de forma correcta durante 40 años”, afirmaba recientemente Jeroen Rijpkema, CEO de Triodos Bank, en una reunión con titulares de CDA, más de 40.000 personas en Europa que participan en el desarrollo del capital social y la misión de Triodos Bank y contribuyen a su independencia y a la financiación de iniciativas positivas por valor de 24.000 millones de euros en 2021 (Informe Anual de Triodos Bank).

Durante estas casi cuatro décadas, esta situación de normalidad de los CDA ha incluido la recepción habitual de dividendos por parte de las personas e instituciones que han apoyado el banco como inversores/as. Asimismo, también fue suficiente el mecanismo previsto por Triodos Bank para atender desequilibrios entre la oferta y la demanda en el mercado interno, un colchón para que el banco pudiese recomprar a los/as inversores/as hasta el 3 % del capital social (límite fijado por regulación bancaria en 2017).

La necesidad de una transición

Triodos Bank es un banco sólido y con buena salud financiera. En 2021, un año en el que la pandemia de Covid-19 todavía ha tenido una influencia económica más que significativa, el banco incrementó su impacto positivo gracias al respaldo de unos buenos resultados financieros, con un beneficio neto de más de 50 millones de euros (23,6 millones más que en 2020) y una ratio de solvencia del 21,3 %, por encima de la media europea del 15,5 % (más detalles sobre los resultados, publicados el 17 de marzo).

Asimismo, en febrero de este mismo año, y como parte de su proceso de revisión anual, Fitch Ratings confirmó la calificación crediticia “BBB” de la deuda a largo plazo de Triodos Bank y la calificación 'bbb' de viabilidad con perspectiva estable, lo que refleja la posición consolidada del banco en el segmento de la banca sostenible, su historial sólido de ejecución estratégica, y la calidad de sus activos y su perfil saludable de liquidez y financiación. Además, en otoño de 2021 Triodos Bank había emitido con éxito un bono verde subordinado de Nivel 2 por un importe total de 250 millones de euros.

Esto supone un signo positivo y una fuente de capital adicional que se utilizará para financiar préstamos de energías renovables, gestión ambientalmente sostenible de recursos naturales vivos y la tierra y edificios verdes. Este lanzamiento permite diversificar la base de capital del banco y financiar iniciativas basadas en los valores que dan forma al cambio que queremos promover en el mundo, así como ser líderes en la promoción e impulso de la transición hacia una economía de bajas emisiones de carbono.

Por otro lado, aunque nuestra salud financiera es fuerte incluso en estos tiempos cambiantes, la incertidumbre general en la economía derivada de la pandemia sí afectó al sistema de captación de capital del banco, con más personas interesadas en vender CDA que en comprar. En esta situación, Triodos Bank suspendió temporalmente la compraventa de los CDA en marzo de 2020.  Tras una ventana de comercialización (entre octubre de 2020 y enero de 2021) se confirmó el desequilibrio en los patrones de comercialización, que volvió a suspenderse el 5 de enero de 2021.

A partir de esa fecha, Triodos Bank puso en marcha un análisis exhaustivo de la situación y un proceso de escucha a las partes interesadas (encuestas, grupos de opinión y reuniones abiertas a todas las personas inversoras) que confirmó que el sistema de comercialización de los CDA había llegado a sus límites y la necesidad de buscar alternativas de cara al futuro.  

Tras valorar diferentes opciones para reformular y reabrir la comercialización de CDA con asesoramiento interno y externo especializado, el 21 de diciembre Triodos Bank comunicó públicamente la decisión de iniciar el proceso de preparación de la cotización de los títulos en un Sistema Multilateral de Negociación (SMN) con base en la comunidad comprometida con la banca ética.

Este nuevo sistema mejorará la comerciabilidad de los CDA y permitirá el acceso a nuevo capital donde el precio del título se fijará por la oferta y la demanda en un mercado regulado. Prevemos que el cambio será efectivo en un plazo de entre 12 y 18 meses a partir de la fecha de su anuncio. El banco ha trabajado para que este periodo -requerido para los preparativos técnicos y regulatorios necesarios- sea lo más breve posible, conocedor de los intereses de los/as inversores/as.

Qué es un Sistema Multilateral de Negociación

Los SMN son plataformas de negociación entre intereses de compra y venta sobre productos financieros a través de contratos. En los SMN se intercambian, sobre todo, acciones o renta fija entre distintos agentes. Se establecieron en Europa desde la directiva MiFid I como plataforma de negociación alternativa a los principales mercados bursátiles. En España actualmente hay 4 SMN, según el Registro realizado por la CNMV: MAB (Mercado Alternativo Bursátil, para pymes), MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija, donde empresas privadas emiten bonos para financiarse), Labitex (centrado en valores latinoamericanos) y SENAF (Sistema  Electrónico de Negociación de Activos Financieros). Otros ejemplos de SMN en Europa son Liquidnet Europe, Currenex MTF y UBS MTF.

Lo mejor para todos los grupos de interés

“Triodos Bank ha concluido que preparar la cotización en un Sistema Multilateral de Negociación va a ofrecer la mejor solución para el conjunto de los grupos de interés del banco”, explicó Jeroen Rijpkema en una de las reuniones informativas y de diálogo con titulares de CDA, el pasado febrero. “Hemos evaluado esta opción de acuerdo con la misión social, la continuidad de negocio, el acceso potencial a nuevo capital, la restauración de la compraventa, el valor por certificado, el tiempo de implementación, los costes y la viabilidad operativa”, detalló.

Durante la transición

Triodos Bank es consciente de que en este periodo de transición una parte de las personas titulares tienen necesidades de liquidez, en algunos casos urgentes. Por esta razón, se anunció -condicionado a aprobación por la Junta General del 29 de marzo de 2022- un Programa de Recompra Restringida (PRR) de CDA al que tendrán acceso todos/as los/as titulares, con un límite de 2.000 euros por titular. El programa de recompra, que incluiría también un Fondo Solidario de Recompra (FSR) para las situaciones más urgentes y vitales, se haría con los 14,4 millones de euros disponibles del colchón financiero de Triodos Bank para recompra (más detalles sobre el PRR y el FSR).

Triodos Bank tiene la responsabilidad de ofrecer un nuevo sistema de comercialización, adecuado y solvente, a inversores/as y en coherencia con su misión social, más viva que nunca, como acreditan los resultados de 2021. La cotización en un SMN para la que nos preparamos permitirá reabrir la compraventa de CDA y actualizar el modelo de comercialización de acuerdo con una sociedad y economía expuestas a cambios de enorme calado, como vuelve a mostrar la actualidad internacional en 2022.

Con motivo de la presentación de los resultados, Rijpkema aseguró que “es alentador ver que Triodos Bank ha sido capaz de aumentar aún más su impacto positivo en un mundo que se enfrenta a desafíos graves, lo que respalda la necesidad de un banco como el nuestro. El impacto que crea Triodos a través de los servicios bancarios solo puede lograrse gracias a un desempeño financiero sólido, y a través de una comunidad de clientes/as creciente para nuestros servicios bancarios y de inversión”.

El precio por CDA

Como es lógico, esta cuestión es de especial interés para las personas y organizaciones que han invertido o deseen invertir en el capital social de Triodos Bank. Una vez sea efectiva la cotización en un Sistema Multilateral de Negociación, Triodos Bank ya no actuará como contraparte en la comercialización de los CDA en un mercado interno y su precio no se fijará a partir del valor neto contable del banco, sino en el marco del SMN, en función de factores como los resultados del banco (financieros y de impacto social), el interés de las personas e instituciones con la misión y los valores de Triodos, el entorno económico y sectorial y el consecuente nivel de oferta y demanda de CDA. En este sentido, no es posible determinar ahora el precio del CDA en el futuro SMN.

La última estimación sobre la valoración económica del CDA, realizada a 31 de diciembre de 2021 como cumplimiento de requerimientos normativos y fiscales, se fijó en 59 euros, una estimación basada en la iliquidez actual y otros criterios profesionales internos y externos. Pero este precio estimado no es indicativo del que pueda existir en el SMN.

En palabras de Mikel García-Prieto, director general de Triodos Bank en España, “durante 2021 mantuvimos nuestro apoyo a los sectores clave para la regeneración de la economía. La cultura, la educación, los cuidados o la energía verde distribuida, entre otros, como pilares de nuestro empeño por financiar el cambio. Cada iniciativa social es importante”.

En un mundo en transformación, pero en el que se reafirman claves en las que el banco tiene una actividad pionera y líder -como la necesidad de un modelo energético que aborde la emergencia climática y una mayor independencia de los combustibles fósiles-, Triodos Bank parte de una posición de fortaleza para continuar a la cabeza de la transformación de la economía. El banco ha declarado su compromiso de lograr el cero neto en emisiones de carbono de su cartera de crédito e inversiones en 2035, quince años antes que la mayoría de estados y de la práctica totalidad de los bancos.

Como es lógico, todo cambio transcendente implica tensiones y Triodos Bank trabaja para que el proceso funcione de la mejor forma posible para todos sus grupos de interés, con especial atención a las personas que han invertido en nuestro capital social. Y para continuar con la construcción de la misión que compartimos que, una vez más, sigue en primer plano y está más vigente que nunca.

El sentido de nuestros tiempos, además de las cuatro décadas de vida de Triodos Bank, aporta pruebas de la solidez de la idea de la banca con valores, que ahora comparten muchas otras organizaciones. Unir buenos resultados financieros y el trabajo por una economía más humana y al servicio de las personas no solo es posible, sino inequívocamente necesario.

Imagen: sede central de Triodos Bank.